Uramakis

Sushi
No habrá sushi que se os resista tras empaparte de este curso. Es un curso completísimo en el que aprenderás el arte de cocer el arroz, cortar el pescado, enrollar tus makis y formar tus niguiris con mil i una opciones para innovar. En nada tendrás los conocimientos para montar un festín Japonés de lo más divertido, y con muchas opciones para desatar tu creatividad y hacer los uramakis, hosomakis o makis más enrollados

  • 5 clases
  • 18 min
  • Español/Castellano

URAMAKI (el rollo invertido)


Ingredientes: (cantidad e ingredientes a elección) 

•       Alga nori japonesa o coreana

•       Pescado, verduras y complementos a elección

•       Arroz (listo para usar)

•       Wasabi

•       Complementos para cubrir: huevas, sésamo, ralladura de limón...

•       Salsa de soja japonesa (para la degustación) 

•       Makisu (esterilla para enrollar) y papel film

    

    Elaboración:

El uramaki es el rollo invertido, en el que el arroz enrolla el alga y el alga enrolla los ingredientes. Para hacerlo más vistoso, el arroz se suele decorar o cubrir con ingredientes que le den color, desde cebollino hasta rodajas bien finas de mango o aguacate. En ocasiones, incluso se cubre con salsas y copos secos de bonito.

En este caso, será aún más importante enrollar la esterilla con film. Se volverá a situar la mitad del alga en la esterilla y se cubre completamente de arroz, siempre controlando la cantidad de arroz. Dar la vuelta al alga, para que quede el alga encima y el arroz abajo. En la mitad más próxima a nosotros, colocaremos los ingredientes, y enrollaremos de manera similar al maki (queriendo “arropar” el relleno), hasta enrollar del todo el uramaki. Presionar bien para que no quede el arroz suelto. Para decorar o cubrir, disponer el ingrediente encima del rollo o al lado, esparcido por la esterilla, y presionar otra vez el rollo contra el ingrediente para que se fije. Reservar.

Truco! Preparar un ingrediente bien crujiente en este caso es un éxito: gambas, surimi o verduras en tempura o panko, con una textura blanda (queso crema, salsas o aguacate), queda muy bueno. Cubrirlo, en este caso, con unos kikos machacados, o panko frito crujiente, es un puntazo.